martes, 4 de julio de 2017

Arquitectura y revolución

Entrevista a la arquitecta Lina Bo Bardi
¿le parece más importante que un arquitecto haga una revolución en la arquitectura, o a través de la política?



LBB. Son dos cosas completamente distintas, aunque dependen una de la otra. Podemos hacer una revolución arquitectónica y al mismo tiempo una revolución política, o viceversa.
Pero una revolución política no la hace una sola persona, sino todo un país, todo un pueblo. De manera que ahí no hay elección. Una revolución aislada no tiene ningún significado.
No puedes hacer viviendas populares o viviendas colectivas si no hay un esquema socio-político detrás de todo eso. 


El problema de la falta de vínculos entre el arquitecto y la realidad de su propio país depende, primero de la formación del arquitecto, esto es, de la organización de las escuelas de arquitectura, no sólo en Brasil, sino en todo el mundo occidental.


La base de la nueva escuela debe ser la formación de un cuerpo de educadores consciente de sus propias responsabilidades, acostumbrado en equipo, rigurosamente contrario al diletantismo, la improvisación y la solución de problemas mediante la "retórica" y la "oratoria".


La escuela es la cultura de un país. La escuela, que se ha convertido en la antítesis de la vida, tiene que ser la vida misma.


Lina Bo Bardi por escrito Pag. 112,218 y 219


No hay comentarios: