lunes, 12 de marzo de 2012

El arquitecto diluido


La creciente desconfianza y la pérdida de credibilidad que la sociedad tiene hacia la arquitectura, en gran medida es por este tipo de proyectos, obras impuestas y sin contenido que son utilizadas para justificar el gasto de grandes cantidades de dinero, cuando en realidad la inversión es mínima y de mala calidad. Un mensaje erróneo que la sociedad entiende como arquitectura, cuando se encuentra muy lejos de serlo.

Con este tipo de obras la figura del arquitecto se debilita y se diluye entre las sombras del olvido, convirtiendose en un requisito o en una firma que solo es necesaria en el ultimo de los casos. Cuando se tiene la oportunidad de construir una vivienda o modificar algun espacio, los ciudadanos no consultan al arquitecto, por temor a que se vean estafados y engañados. Acercarse al arquitecto es su ultima opción - cuando ya no tienen más alternativa, teniendo en cuenta ejemplos inútiles e indefendibles como el techado del auditorio guelagetza.

arte-arquitectura