jueves, 25 de agosto de 2011

CIUDADES,BARRIOS HISTÓRICOS Y SUS INTERVENCIONES

Villa de ETLA

La conservación de las ciudades y barrios históricos concierne en primer lugar a sus habitantes, por ello la participación y el compromiso de estos, es imprescindible y debe ser estimulada desde la edad escolar.(CLICK PARA AGRANDAR IMAGENES)

En el caso del centro de la Villa de Etla, podemos decir que ya enfrenta algunos retos que debe de afrontar al fin de evitar problemas mucho más grandes como el ambulantaje, el uso incontrolado de transporte informal (moto"taxis") el deterioro masivo de los inmuebles y la pérdida de uso de vivienda de los edificios a causa del abuso de utilización del suelo para uso comercial.

Lo que ha traido como consecuencia - en el centro histórico del municipio de Oaxaca- calles solitarias por las noches, inseguras, nula accesibilidad para personas con problemas de discapacidad, tráfico, estrés, entre otros.

Junto con una política coherente de desarrollo urbano, se deben contemplar en el caso de edificios nuevos o de alguna ampliación son:
  • El respeto a la organización espacial existente en su contexto ( lotificación, ritmo, volumen y escala).
  • Carácter general impuesto por la calidad y valor del conjunto de las edificaciones existentes.
  • Asesoría adecuada por los profesionales de la arquitectura y urbanismo, para realizar cualquier intervención. Realizándose con prudencia, sensibilidad, método y rigor.
PERO, QUÉ ES NUESTRO CONTEXTO? LO RESPETAMOS?
El contexto es lo que nos rodea, donde estamos inmersos, desde el entorno lingüístico, histórico cultural, hasta el físico- los espacios inmediatos-. Estos espacios forman una composición como una canción, que si lleva un orden y un ritmo, es agradable y si de repente se distorsiona se convierte en ruido, en algo que nos causa molestia.


(CLICK PARA AGRANDAR IMAGENES)
En la avenida principal de acceso al centro de Etla, Oaxaca, podemos ver un ejemplo claro de la imposición y la falta de sensibilidad, que las formas construidas hacen evidente. Las ansias de protagonismo, de "tener algo que decir", hacen que un comercio de bajo rango, de pie a fracturas y barreras en su contexto fìsico y social.



Pero, quien regula las obras en cada uno de los municipios de nuestra Ciudad?, existen profesionales en arquitectura y urbanismo en los puestos de las Regidurías de obras públicas?, tienen asesorìas o capacitación que aborden los temas de la ciudad?. Evidentemente este tipo de construcciones " tipo castillo de la bella durmiente de Disneylandia", son síntomas de una ciudad que se enferma y se debe curar.

NO SE VIVE EN UNA MONARQUIA
NO HAY PRINCESAS NI REYES

NO VIVIMOS EN LA ÉPOCA DE LOS CASTILLOS

NO UTILIZAMOS CORONAS DE ORO
NO EXISTE LA OLLA DE ORO AL FINAL DEL ARCOIRIS
Cuando se habla de Etla, se habla de su cultura, de su gente, de sus tradiciones, su mercado, la familiaridad con la que se vive. Y son estos valores, este patrimonio intangible, los que se ven amenazados cuando se pierde la visión de comunidad, del bien común.

Por ello, los universitarios
asociaciones civiles, y los
medios de comunicación
juegan un papel importante
en la difusión de las problemáticas
y las propuestas de solución.
Arte-arquitectura


martes, 9 de agosto de 2011

La necesidad de lo público



La calidad de espacio público es hoy una condición principal para la adquisición de la ciudadanía. El espacio público cumple funciones urbanísticas, socioculturales y políticas. En el ámbito de barrio es a la vez el lugar de vida social y de relaciones entre elementos construidos, con sus poblaciones y actividades. En el nivel de ciudad cumple funciones de dar conexión y continuidad a los diversos territorios urbanos y de proporcionar una imagen de identidad y de monumentalidad. El espacio publico, si es accesible y polivalente, sirve a poblaciones diversas y en tiempos también diversos. Hace falta también espacio publico “refugio”, o espacio de transgresión. Y espacios de fiesta y de gesta, como diría Salvat-Papasseit, de manifestación. El espacio público es el lugar de la convivencia y de la tolerancia, pero también del conflicto y de la diferencia. Tanto o más que la familia y la escuela son lugares de aprendizaje de la vida social, del descubrimiento de los otros, del sentido de la vida.

El territorio, la ciudad, son también el espacio que contiene el tiempo, el lugar del patrimonio natural y cultural. El reconocimiento del patrimonio, o patrimonios, del paisaje, de la arquitectura, de la historia, de las fiestas y de los movimientos sociales, de las poblaciones y actividades sucesivas…. Forma parte del proceso de adquisición de la ciudadanía, de la construcción de las identidades personales y colectivas. Conocer y descubrir la ciudad en sus dimensiones múltiples es conocerse a uno mismo y a los demás, es asumirse como individuo y como miembro de comunidades diversas. Este es un descubrimiento más reciente, ya no somos solamente de un barrio, de una clase social, de una religión. Somos múltiples en cuanto a identidades y pertenencias, podemos entender mejor la diversidad de nuestra sociedad.

Jordi Borja