sábado, 28 de mayo de 2011

La ciudad como una gota de miel.


A veces, me quedo observando como una gota de miel va reuniendo a las hormigas a su alrededor. O cómo, en un bar o una tienda de un barrio muy pobre, la luz y la animación atraen a las personas. Pero, sobre todo, son las personas que atraen a las personas. El ser humano es actor y espectador de este espectáculo diario que es la ciudad.

Hay que ayudar a sacar gente a la calle, a crear puntos de encuentro y, principalmente, hacer que cada función urbana canalice el encuentro de las personas. Una terminal de transporte, por ejemplo, no hace falta que parezca una estación de autobuses. También puede ser un buen punto de encuentro.

Cuanto mas se conciba una ciudad como una integración de funciones, de clases sociales, de edad, mas encuentro más vida tendrá.

Jaime Lerner


No hay comentarios: