lunes, 27 de diciembre de 2010

Situacíon.

Por andar cansado
se me cayó el puntito
de la i de mi nombre.

Al juntarlo,
me dolió la espalda
más allá de la avenida,
hasta cerca de las vías
por donde ahora mismo
pasa un tren
lejano, lejano, lejano.

Estoy solo. Y lo peor:
me siento solo.

Salgo a la vereda,
arrojo un puñado de azúcar
y me siento a esperar
a que vengan las hormigas.


Máximo Ballester

No hay comentarios: