martes, 28 de diciembre de 2010

Liberar al diseño de la tiranía de la mirada



En estas fechas de festejos bicentenarios mucho se ha buscado celebrar el pasado, pero creemos que también es necesario reflexionar para construir lo que queremos ser en los próximos 200 años. El diseño sin duda debe convertirse en una disciplina esencial para la siguiente fase de nuestra historia. Debemos hacernos conscientes de que todo en esta vida y en nuestra realidad es un proceso de diseño. No hablemos sólo de objetos o casas que se diseñan, sino del diseño como proceso, más allá del objeto y/o del resultado. Parafraseando a Marcel Duchamp, es preciso liberar al diseño de la tiranía de la mirada, para entenderlo desde la concepción y aceptarlo como agente de cambio.

En el siglo XXI, el diseño como disciplina, como práctica e incluso como concepto se ha desplazado más allá de la creación de objetos y se ha instalado en el desarrollo de procesos: diseñar para mejorar no sólo la vida cotidiana, sino las expectativas de la vida. Absolutamente todo en el mundo creado y concebido por el hombre tiene que ver con un proceso de diseño. A partir del surgimiento de la teoría del diseño y de la educación del diseño, académicos y profesionales en diversos centros han promovido el diseño cómo una forma de pensar con el fin de generar individuos que en palabras del diseñador e inventor británico Buckminster Fuller sean “una síntesis de artista, inventor, mecánico, economista objetivo y estratega evolucionado”. Para lograr este cometido es necesario eliminar las barreras ente el diseño y otras profesiones y los intereses locales y globales a los que sirven. El diseño debe entonces ser, sí, una manera de pensar, pero también una práctica y un proceso social, una forma de generar sistemas para que el mundo funcione de mejor manera y lleve al individuo al bienestar. Con estos conceptos en mente, podemos prever que en los siguientes milenios en México, además de objetos e inmuebles bien podemos, literalmente, diseñar una nueva nación.

Tomo: Ana Elena Mallet

lunes, 27 de diciembre de 2010

Situacíon.

Por andar cansado
se me cayó el puntito
de la i de mi nombre.

Al juntarlo,
me dolió la espalda
más allá de la avenida,
hasta cerca de las vías
por donde ahora mismo
pasa un tren
lejano, lejano, lejano.

Estoy solo. Y lo peor:
me siento solo.

Salgo a la vereda,
arrojo un puñado de azúcar
y me siento a esperar
a que vengan las hormigas.


Máximo Ballester

lunes, 20 de diciembre de 2010

XIPE TÓTEC - LA PIEL QUE ALIMENTA





Según la mitología azteca, Xipe Tótec se quitó la piel para alimentar a la humanidad, y en las ceremonias en su honor los sacerdotes vestían las pieles de sus enemigos. La intervención de Thomas Glassford es una piel que viste un edificio de otra época respetando su esencia original y extendiendo su carácter icónico a los confines de la noche.

La compleja retícula de luz está diseñada sobre la base de las proporciones de la geometría precisa de los cuasicristales. Estas estructuras atómicas aperiódicas fueron descritas por los científicos occidentales apenas en 1984, pero sus formas geométricas ya habían sido utilizadas cinco siglos atrás, en la época medieval, por arquitectos islámicos. La polémica generada por la improbabilidad de que este conocimiento se encontrara plasmado en el arte mucho antes de que la ciencia llegara a constatarlo es un ejemplo rotundo del perpetuo menosprecio de los logros ajenos. En este sentido Xipe Tótec hace uso de un debate aparentemente externo que, al insertarse en la ciudad, genera un discurso propio manifestando la vigencia de la eterna lucha entre culturas.

Thomas Glassford

Tomo:Andrés Rozada.

viernes, 17 de diciembre de 2010

La forma de expresar sentimientos




Durante los primeros años de la vida, pensamos en nosotros, todo gira alrededor nuestro pero al crecer entramos en el mundo y nos convertimos en parte de un a cultura. Descubrimos a veces de forma desagradable que el mundo no gira alrededor de nosotros

Ya se ha inventado todo de algún modo solo cambia la tecnología, me molestan las malditas reglas de esta profesión lo que encaja y lo que no.

Dar el salto tiene aspectos aterradores pero una ves que lo das, cuando te decides no puedes parar, es la forma de expresar sentimientos mediante objetos tridimensionales, hay que ser consiente de que la razón de ser artista es ese momento en la mirada de alguien la conexión.


Frank Gehry