miércoles, 27 de octubre de 2010

LA ARQUITECTURA DEPENDE DEL PENSAMIENTO



“No creo que la arquitectura tenga que hablar demasiado. Debe permanecer silenciosa y dejar que la naturaleza guiada por la luz y el viento hable”…

El universo monocromo crea un universo multicolor, creo que cuando el verdor, la luz, el agua o el viento se extraen de la naturaleza tal como es de acuerdo con el deseo del hombre, ellos nos aproximan a lo sagrado. La naturaleza pierde su integridad en el momento que entra en contacto con la arquitectura, su apariencia cambia, quedando reducida a elementos como la luz, el viento, el agua o el cielo. La naturaleza que hasta ese momento había permanecido definida, se convierte gracias a su reverberación con la geometría incorporada a la arquitectura, en una abstracción filtrándose a través de una pantalla o de un muro traslucido envolviendo a la arquitectura, la luz que es naturaleza, alcanza un estado homogéneo. En otras palabras, en ese punto la naturaleza es arquitecturalizada, para después formar una unidad. Así la naturaleza se hace arquitectura y la confrontación del hombre con ella se suaviza.

Tadao Ando

No hay comentarios: